Entre Veredas

MTB con alergia al asfalto

Mi primera ruta de auténtica montaña

leave a comment »

Por Inegro

Hacía fresco y aunque alguna nube sospechosa asomaba justo por Cueva Valiente, el Sol prometía darnos el calor necesario para pasarlo bien. Garbu se afanaba en reunirnos a todos en el lugar de quedada. Al final, diez valientes salen del parking del mercadillo enfilando la subida a La Jarosa, que no es moco de pavo, aunque no era nada con lo que nos esperaba después.

Tras mi experiencia con los “máquinas” hace un par de semanas (Jack Randall, Mass, Carolus y Andino) no estaba muy seguro de cómo se me daría, pero como diría Mass “Actitud mental positiva…” y esa máxima me ha servido ¡y de qué manera! en esta ruta

En las primeras rampas a La Jarosa ya noto que el ritmo de mis compañeros de viaje es asequible y las subo con alegría, me van calentando y me noto bien, de hecho, no voy de los últimos como suele ser habitual en mí y eso me infunde moral… y hasta disfruto.

En La Jarosa afrontamos unas brutales subidas por un asfalto pestoso con tramos de tierra que va ascendiendo lentamente por la inmensa montaña. A ratos a nuestra izquierda, el bosque se abre para dejarnos ver el valle, unas vistas impresionantes, preludio de lo que veremos en nuestro destino. Hacemos un primer reagrupamiento y es en el segundo, donde tenemos nuestra primera baja: Los brutales seis primeros kilómetros han petado a Javier (creo, disculpad si a lo largo de esta crónica no identifico bien a alguien), y se vuelve.

La pista se vuelve más cómoda con ascensiones muy fuertes y largas, pero que a ratos nos da tregua con alguna bajada perfecta para recuperar. Bordeamos el valle y empezamos a bajar. Biker Solitario lleva rato advirtiendo que deberíamos habernos desviado por alguno de los 4 o 5 caminos que salen a la derecha para coger la cuerda que nos lleve a Cueva Valiente, pero no le hacemos mucho caso: las rampas que acabamos de subir era muy duras y los caminos que salían a la derecha lo eran aún más y la promesa de encontrar otro más adelante de Garbu nos anima a seguir bajando.

Bajada a muerte, yo sobrepaso por primera vez en mi vida los 50 km/h y al llegar abajo, San Pablo se cae del caballo y nos tenemos que dar la vuelta a subir lo bajado. Nos lo tomamos con humor y nos reimos con (ojo, no “de”) Garbu, que no deja de disculparse.

A mitad de subida nos desviamos por un sendero para cabras montesas inciclable para entroncar con el GR-10 y llevarnos al Camping de Peguerinos. El camino (si esque puede ser llamado así) es una ascensión casi en línea recta por predregales, torrenteras, ramas caídas que nos obliga a hacer safari durante veinte minutos cargando con las burras al hombro.

Coronamos y parada y fonda. Un ratillo de charla, unas fotos, almorzamos (yo que soy de buen comer, almuerzo, como y meriendo de una sentada 😉 ). Bajamos por un senderillo complicado, piedras, algún charco de barro… algún susto… y cogemos un camino que no podemos ciclar más que por el borde: las últimas lluvias lo han convertido en una sucesión de lagunas enfangadas.

Pista hasta el camping, recuperando, subidas suaves, y llegamos al Camping de peguerinos donde haya un portón con candado que da al camino de Cueva Valiente… pues nada, bicis por encima de la valla y a seguir.

Ya no dejamos de subir, yo voy reservando lo gordo porque Garbu ya nos ha puesto en antecedentes sobro la dureza de la ascensión ¡Y qué subida, Dios mío!

Los primeros kilómetros son relativamente asequibles, algunas rampas poco generosas. La cosa se complica a medida que vamos acercándonos a Cueva Valiente. El camino, que alguna vez estuvo asfaltado, es una montonera de pequeños trozos de asfalto, tierra suelta y piedras… algún machote se la sube del tirón… los mortales tenemos que echar pie a tierra y hacer otro poco de safari durante los últimos tres o cuatro kilómetros… Pero ha merecido la pena.

Cueva Valiente domina la vertiente segoviana de forma espectacular, 1.900 metros de altitud y una atalaya sobre un risco desde el que casi puedo ver el pinar en el que vivo a unos 50 km. No en vano, fue uno de los puntos estratégicos en la Guerra Civil, como atestigua el búnker que hay a los pies del risco.

No podemos quedarnos mucho, el cielo se ha cubierto y un fuerte y gélido viento nos va diciendo que es hora de marcharnos. Tomamos un tramo del camino por el que hemos subido, para desviarnos en una pequeña pradera tras una curva a derechas por otro que nos llevará hacia una divertidísima trialera que baja la montaña hasta el camino asfaltado que nos hará pasar a la vertiente madrileña por el Collado de la Mina.

La trialera es emocionantísima, yo voy con cuidado puesto que casi voy estrenando burra y no conozco muy bien las sorpresas que me puede dar aún (con la antigua impensable haber hecho siquiera la mitad de la ruta, cuanto menos bajar trialeras como esa).

Cuando terminamos de bajarla comentamos emocionados los distintos pasos, las piedras, los troncos, los surcos… ¡Ay madre! Y es ahí donde nos damos cuenta que nos falta Cymru.

¿Tú le has visto bajar? ¿Y tú? ¿Joder, creo que se ha quedado arriba? ¿Qué hacer? Subir de nuevo es casi impensable, ¿Bajamos al Camping a ver si ha baja por donde hemos subido? Al final, Garbu decide bajar a Guadarrama y subir con el coche a buscarle.

Como buen rodador (mi terreno es casi una tabla de planchar) me quedo atrás subiendo al Collado de la Mina…. Pero la bajada, divertidísima, unas vistas impresionantes de la vertiente sur, aunque hay que ir con cuidado porque suben enlatados distraídos por las mismas vistas.

Garbu nos alcanza cuando casi nos equivocamos de camino, menos mal.

La bajada a Guadarrama por una pista entre altísimos pinos la hacemos a muerte, hay gente que ya le ha caducado el bonobici y tiene prisa: vuelvo a batir mi récord de velocidad: 60 km/h.

En resumen, la ruta cojonuda, la compañía inmejorable. Cansado pero entero ¿qué más se puede pedir?…

Anuncios

Written by Garbu

junio 2, 2007 a 11:17 pm

Publicado en Rutas Antiguas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: