Entre Veredas

MTB con alergia al asfalto

5-6-08 Buscando las fuentes del Ingeniero

leave a comment »

Pues bajo petición de Obre, éste sabado dediqué focalizar mi orientacion biker a esa catedral tan famosa y que tan buenos recuerdos nos trae, el famoso Ingeniero.

La ruta resultó ser improvisada por determinadas circustancias, pero finalmente Inegro, Alakan, Only y yo lo pasamos de vicio.

Valgan las maravillosas crónicas y fotazas de la ruta para valerlo.

Crónica y track de la ruta por Alakan

Crónica de Inegro:

Crónica: El Ingeniero… por decir algo

¡Qué ganas tenía de reconciliarme con la bici! Así que me falto poco para apuntarme a la globera que anunció Garbu… hecha a mi medida subiditas suaves al principio que me calentaron el cuerpo como a mi megusta y muchas bajadas, inyecciones de adrenalina: pedrolos, terreno suelto, trialeras, senderitos… una ruta bien definida en un principio, pero que las circunstancias tornaron en un cúmulo de improvisaciones, que casi doblaron los kilómetros inicialmente previstos y que la convirtieron en una de las mejores rutas que yo recuerdo.

Llegaron Garbu y Alakan al punto de encuentro en San Rafael, Only había perdido el tren en Cercedilla y se venía por la Molinera al Puerto de los Leones, así que cambiamos el plan y subimos al Puerto a su encuentro.

Ya desde el primer momento las sensaciones son buenas, subo bien, el cuerpo se va calentando sin sufrir. Garbu y Alakan van con calma atentos a medirme bien las fuerzas en esas largas y suaves rampas de subida a los Leones. Llego bien a la carretera, a buen ritmo, He subido con el plato mediano y me encuentro ¡fresco! El asfalto me lo tomo con calma, cojo buen ritmo subiendo el primero… pero la progresión de Garbu es espectacular ¡qué fuerte está el tío! y en ese kilómetro hasta arriba me saca 500 metros. Alakan se queda conmigo para prestarme su rueda trasera ¡gregario de lujo! jejeje.

Primer descansito, una fruta y un Acuarius mientras esperamos Only, y vamos pensando la ruta para buscar el Ingeniero. Subir al Collado de la Mina, bajar al Hornillo y luego al Collado Salamanca para bajar una trialera que nos llevará a cruzar el GR-10, y allí ya veremos.

La subida hasta el Collado de la Mina es pestosa, hay coches, a Only se le hace cuesta arriba y en la falda de Cabeza Lijar no ve la hora de llegar, yo también estoy hasta el gorro de subir, pero ya sé que queda poco.

La Mina, el Hornillo, y ¡empieza lo bueno! Caminito de subida a Salamanca, fáciles trialeras de subida suave, algún repecho que nos obliga a poner pie a tierra, pero que no se hace duro. Así sí que merece la pena subir, porque una vez en Salamanca, tomamos un camino a la derecha que baja sobre un lecho de piedras sueltas y pequeños escalones, que hacen las delicias de Only y yo que vamos los primeros soltando freno y disfrutando como enanos ¡sólo un par de pies pusimos en toda la trialera ¡sensación orgásmica!

Llegada al GR-10 ¿por dónde continuamos? cogemos un senderito a la izquierda. El destino es claro, el camping. Total que apenas andados 20 metros vemos un senderito a la derecha que baja a pico ¿por qué no? todo para abajo y no defrauda, una bajada rápida, sinuosa, con pequeños saltos… yo voy desaforado, gustándome a toda caña, dejando a mis compañeros atrás, hasta que me doy cuenta de que ya no los veo y paro, temiendo que hayan cogido un desvío, pego un par de voces, pero no tardan en aparecer y ya bajamos juntos hasta las pistas del camping.

Hay un gran campamento montado y lo rodeamos buscando otro sendero que nos lleve a la subida a la gargantilla.

Y venga senderos, y venga a cruzar el río una y otra vez ¡y qué ganas de parar a darnos un bañito en las sugerentes pozas de agua cristalina. ¿Cuántas veces cruzamos el río? perdí la cuenta, tanto que bromeábamos con la posibilidad de que alguien que siguiera nuestro track se acordara de nuestro padre varias veces.

Llegamos al camping donde cogimos unas patatas y una barra de pan para dar cuenta de las viandas que llevábamos… Garbu con su chorizo dopao, que como la poción mágica de Asterix da una fuerza sobrehumana… Por su parte, Garbu debió caer dentro de la marmita choricera cuando era pequeño.

Pues en esa deliciosa pradera paramos cerca de una hora a holgazanear y a jalear a Garbu en su lucha contra los bichos que se le subían.

En marcha, de nuevo, cogemos asfalto para llegar a la puerta del camping y subir a la gargantilla… y menos mal que Only tiene memoria fotográfica, porque Alakan y Garbu nos tiraban en dirección contraria engañados por el GPS.

Poco que contar de esa subida, a la que yo temía, pues siempre que la he hecho he petado de mala manera. Pero el chorizo de Garbu debe tener algo “ilegal” porque si bien, se me hizo igual de pestosa que siempre, sobre todo el tramo de asfalto destruido, el cuerpo iba como un reloj, suave, tranquilo, sin prisa y sin protestar, y sin esa horrible sensación de subida interminable.

Por fin, llegada al Collado de la Gargantilla, un descansito para recuperar y disfrutar de la bajada. Ya se hace tarde para andar el ingeniero, así que decidimos bajar por la Trialera de la Gargantilla, mas tomando un sendero a la izquierda, volvemos a cambiar de opinión para al menos hacer un tramo… ir hacia El Espinar, y luego bajar para enganchar el Ingeniero y volver a coger la Gargantilla para bajar a San Rafael… ¡Qué fácil es decirlo!

La bajada es tan emocionante, tan técnica y divertida que nos pasamos el Ingeniero de largo llegando a pico a la pista de asfalto, para bajar a San Rafael… pero ¿por asfalto? ¡ni de coña! apenas recorrido un kilómetro Alakan grita “¡Sendero a la vista!” que tomamos ¡cómo no! más piedras, más pasos técnicos, y más y más y mas… nuestro hambre era insaciable.

La llegada a San Rafael, casi nos da pena, no queremos llegar pero el tren sale en un rato y los bonobicis están expirando con una luz roja, acabamos de coger cobertura y nos empiezan a entrar mensajes de llamada perdida, son las 4.30 de la tarde y cada uno “ficha” con sus inquisidores echando la culpa a los demás (que si “se han perdido”, que si “me han liado”, etc.)… no es para menos, pues hemos tardado el doble de lo que habíamos previsto.

No cogimos el Ingeniero pero… tampoco lo hemos echado de menos.

Anuncios

Written by Garbu

julio 7, 2008 a 1:46 am

Publicado en Actualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: